• 01/Octubre/2018
  • Pedro Reyes

Para poder identificar, debemos primero conocer el significado de dicha palabra, la cual de conformidad con el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española es el siguiente:

identificar

Del lat. mediev. identificare, y este del lat. tardío identĭtas, -ātis ‘identidad’ y el lat. -ficāre ‘-ficar’.

tr. Hacer que dos o más cosas en realidad distintas aparezcan y se consideren como una misma. U. m. c. prnl.
tr. Reconocer si una persona o cosa es la misma que se supone o se busca.
prnl. Llegar a tener las mismas creencias, propósitos, deseos, etc., que otra persona. Identificarse con él.
En nuestro caso, el segundo significado es el aplicable.

La identificación de una persona es importantísima al momento de llevar a cabo una operación inmobiliaria, tanto para el comprador como para el vendedor, para poder distinguir de manera indubitable la identidad de los contratantes para que se puedan cumplir con las obligaciones asumidas.

Identificar al vendedor o propietario del inmueble en una operación inmobiliaria es fundamental, pues dicha persona es la única, jurídicamente hablando, que puede disponer de la titularidad del bien inmueble que pretendes adquirir, y uno de las actividades que con más frecuencia realizan las personas que cometen o pretender cometer un fraude sobre bienes inmuebles, es suplantar la identidad del propietario del inmueble, es decir, hacer que una persona distinta al propietario se haga pasar por él, a fin de que se piense que dicha persona efectivamente está vendiendo o enajenando el bien inmueble y recibiendo el precio, lo cual es gravísimo, pues como comprador puedes haber entregado un anticipo o incluso pagado la totalidad del precio y posteriormente te puedes enterar que el verdadero propietario había sido suplantado en su identidad, y te reclame, la reivindicación de su propiedad, lo cual es muy probable que obtenga y tú te veas en la imposibilidad de poder recuperar el pago parcial o total que hiciste de un inmueble por que la persona que se hizo pasar por el vendedor, obviamente se encuentra ilocalizable.

Para poder identificar una persona, debes de solicitar que exhiba una identificación oficial vigente con fotografía, entendiéndose por tal, una identificación expedida por una institución, oficina o servidor público en ejercicio de sus funciones. No obstante lo anterior, debido a que algunas identificaciones oficiales son más propensas a ser falsificadas, en la práctica se consideran idóneas las siguientes las identificaciones oficiales:

- Credencial para votar, expedida por el Instituto Nacional Electoral (antes Instituto Federal Electoral).
- Pasaporte expedido por la Secretaría de Relaciones Exteriores.
- Forma migratoria (FM) o credencial de situación migratoria, expedida por el Instituto Nacional de Migración, dependiente de la Secretaría de Gobernación.
- Cédula Profesional expedida por la Secretaría de Educación Pública.

La licencia de conducir, a pesar de que es una identificación oficial, generalmente no es aceptada por que se considera que es fácilmente falsificable y por otro lado la cartilla de identidad militar expedida por la Secretaría de la Defensa Nacional en muchas casos no es la mejor opción en virtud de que suele ser expedida desde mucho tiempo antes al momento en que la persona se identifica lo que complica la identificación de la persona con la fotografía de la cartilla.

Ya que cuentes con la identificación oficial, deberás de hacer lo siguiente:

a) Verificar el nombre de la identificación: Debes de revisar que el nombre de la identificación coincida plenamente con el nombre de la escritura en que un vendedor se ostenta como propietario.

Puede haber excepciones en las cuales el nombre no coincide, por ejemplo, la persona puede llamarse José Pedro Gómez López en la identificación y en la escritura venir como Pedro Gómez López, o puede por ejemplo en la escritura aparecer como José Pedro Gómez López y en la identificación aparecer como J. Pedro Gómez López o también aparecer en la identificación como Josefina Ortiz Téllez y en la escritura como Josefina Ortiz de Domínguez. En estos casos se recomienda verificar todos los documentos en que venga el nombre de las personas, como escrituras, acta de nacimiento, identificaciones, etc., para poder tener certeza de que se trata de la misma persona e incluso se le puede pedir una diligencia ante juez o ante notario en donde declare que no obstante que fue registrada dicha persona con un nombre, también acostumbra usar otros, tratándose en todo caso de la misma persona. Si te llega a suceder esto es recomendable consultar con un abogado o notario.

b) Revisar la Fotografía: Deberás revisar con detenimiento la fotografía de la identificación, de manera que puedas compararla con la persona a quien estás identificando, con el objeto de que tengas la certeza de que la fotografía y la persona coinciden y son la misma persona. En caso de que al hacer la comparación tengas duda, puedes solicitar otra u otras identificaciones hasta que quedes satisfecho. Si la identificación que te exhiben tiene una fotografía de una persona de 18 años y se identifica una persona de 60 años (como cuando se usa la cartilla de identidad militar u otra identificación con vigencia permanente), debes solicitar te exhiban una más reciente para que te pueda facilitar el trabajo de identificar a la persona.

c) Vigencia: Revisa en la identificación la vigencia de la misma. Las identificaciones que tienen determinada vigencia suelen tener la fecha de su vencimiento en la misma. En el caso de identificaciones con vigencia permanente, deberás de tener en cuenta el tiempo de su expedición conforme a lo señalado en el párrafo anterior. En caso de que te exhiban una identificación oficial pero esté vencida, solicita que te exhiban una vigente.

d) Autenticidad: Revisa la autenticidad de la identificación. Deberás de revisar que la misma a simple vista no se note alterada y que no detectes elementos fuera de lo normal.

En el caso de la credencial de elector, que es la identificación oficial más usada, puedes consultar su registro y vigencia en la página electrónica del INE (Instituto Nacional Electoral) lo cual es muy útil por que si no aparece registrada o vigente la identificación que te exhiben, es una señal de alerta que te podría llegar a indicar que pretenden sorprenderte.

Ahora bien, es recomendable que no sólo utilices la identificación como medio para asegurarte de la identidad de una persona, pues lamentablemente vivimos en una época en donde la tecnología no sólo está al servicio de las autoridades, sino también es utilizada por las personas que cometen ilícitos quienes la utilizan para falsificar identificaciones y suplantar identidades. Otros elementos que es recomendable que verifiques y uses para tener mayor certeza sobre la identidad de una persona y evitar en la medida de lo posible que no te encuentres frente a una suplantación de identidad, son los siguientes:

a) Teléfono: Procura tener los teléfonos de la persona que se ostenta como vendedor, no sólo el teléfono celular, los teléfonos celulares son los preferidos de las personas que cometen ilícitos debido a su facilidad de obtención y la facilidad de poder usar uno sin registrar de manera adecuada a la persona que utiliza o es titular de la línea (sobre todo en los casos de teléfonos de prepago). Pide también los teléfonos fijos de la persona en cuestión. Solicita el teléfono de su oficina, negocio, trabajo, despacho, escuela, etc. y llama para verificar que se trata realmente de una oficina, negocio, etc., y que efectivamente conocen a dicha persona. De igual manera, solicita el teléfono del domicilio de dicha persona para verificar que si contestan como una casa y si lo ubican.

b) Domicilio: Pide el domicilio de la persona, el domicilio de su casa, el domicilio de su lugar de trabajo y revisa que correspondan al domicilio de su identificación en su caso. Pide ver a la persona en su domicilio, en su oficina, en algún lugar que puedas saber que la puedes localizar posteriormente, no te conformes en verla en un café o un restaurante por ejemplo.

c) Consulta su nombre en la red: Muchas veces, con algo tan sencillo como buscar el nombre en la red de una persona, te puedes evitar el trago amargo de ser víctima de un fraude. En la web puedes enterarte generalmente si la persona existe en la red o no, si vive o no vive (hay casos en donde la persona falleció y se entera uno en la red y alguien está suplantando la identidad del fallecido), puedes verificar si trabaja en el trabajo cuyos datos te dio o en la localidad en donde dice vivir (hay casos en los que resulta que de la red te puedes dar cuenta que la persona lleva años viviendo en el extranjero o en otro estado y alguien en el lugar de ubicación del inmueble la está suplantando), puedes enterarte si dicha persona se encuentra sujeta a algún tipo de proceso penal o ha sido sentenciada, o si también se encuentra dentro de un procedimiento civil (hay veces en donde te puedes enterar al revisar la red, que el bien que te pretenden vender, está en litigio). Mediante el uso de la red, puedes en muchas ocasiones revisar, utilizando como base el nombre de la persona, que coinciden los datos que nos dio de su lugar de trabajo, el lugar donde estudió e incluso pueden aparecer fotografías en donde puedes verificar que se trata de la misma persona. La red es una fuente muy importante de información que podemos utilizar a nuestro favor para poder tener elementos para confirmar la identidad de una persona.

d) Directorio Teléfonico: El consultar el directorio telefónico para verificar que el nombre de la persona coincide con el teléfono que te dio y la dirección que ostenta, puede ser también una herramienta útil.

e) Documentos requisitos para hacer la operación inmobiliaria: Recordemos, que además de la identificación, deberás solicitar a la persona que se ostente como propietario, todos los documentos necesarios para poder acreditar su propiedad y poder llevar a cabo la operación, entre los que se encuentran título de propiedad, acta de nacimiento, acta de matrimonio en su caso, boletas de predial, boletas de agua, comprobantes de domicilio, etc. Hay veces que al revisar de manera atenta estos documentos, puede uno llegar a detectar imprecisiones o contradicciones que pueden llegar a ser indicio de una suplantación de identidad, como por ejemplo:

- Algunos datos generales asentados en el título de propiedad (escritura) no coinciden con los establecidos en la identificación, en el acta de nacimiento o en el CURP, por ejemplo que el lugar de nacimiento o la fecha no coincidan.
- Los datos del acta de matrimonio no coinciden con los datos generales de la escritura, el acta de nacimiento o CURP, es decir, la persona según estos últimos datos pudo haber nacido hace 50 años y te exhibe un acta de matrimonio en donde se señala que se casó hace 40, lo cual no puede haber sucedido pues habría contado con 10 años.
- La boleta de predial o de agua no se encuentran a nombre del presunto vendedor.
- No se exhibe el primer testimonio de la escritura del inmueble con datos de inscripción del testimonio, sino que se exhibe un testimonio ulterior (segundo o posterior) o una copia certificada del título de propiedad. Por regla general, un propietario conserva el primer testimonio de la escritura de su inmueble y por otro lado, las personas que pretenden cometer algún fraude sobre un inmueble, les puede resultar difícil acceder a éste pues están suplantando la identidad del propietario, de manera que tramitan suplantando la identidad del propietario, un testimonio posterior o una copia certificada de la escritura (ante la notaria en la que escrituró el propietario original o en el Archivo General de Notarías u oficina en donde se resguarde definitivamente el protocolo de dicho notario) y la exhiben como título de propiedad.

Utiliza la información antes expuesta para procurar identificar de la mejor manera posible a la persona con la que vayas a llevar a cabo una operación inmobiliaria y así evites ser chamaqueado.




Noticias similares