• 25/Marzo/2015
  • Pedro Reyes.

Has buscado en todos tus cajones, en el librero, debajo del colchón, hasta en el rincón más recóndito de tu clóset pero no encuentras las escrituras. Tu corazón late fuertemente y sudas frío. ¿Qué pasará? ¿Perdiste la casa? ¿No la podrás vender? ¿No se la podrás heredar a tus hijos?

Tranquilo, cuenta hasta 10 y no te preocupes, por que no pasará ninguno de los dramas que te imaginas.

La escritura es el documento original que firmaste con el notario cuando adquiriste la propiedad, y ese documento se queda en la notaría bajo el resguardo del fedatario quien las archiva y las encuaderna junto con sus anexos en libros que en conjunto se llaman protocolo del notario. Las escrituras permanecen de esa manera en la notaría y en 5 años el notario las manda al Archivo General de Notarías en donde quedarán permanentemente resguardadas.

Pues sí, resulta que toda tu vida te han estado mintiendo. El documento que te entregan cuando vas con el notario no es una escritura pues como ya vimos, ésta se queda en la notaria. Lo que te entregan es un testimonio (especie de copia certificada de la escritura con sus anexos).

Si el testimonio que te entregaron se te perdió, se te mojó, se te quemó o se lo comió el perro, no te preocupes, ya que puedes acudir a la notaría en donde firmaste la escritura o al Archivo General de Notarías, en su caso y dependiendo del tiempo que haya pasado, a pedir cuantos testimonios o copias certificadas de la escritura quieras.

Ahora que ya sabes lo anterior, recupera tu ritmo cardiaco, sécate la frente y llámale el notario (o ve al Archivo General de Notarías) para solicitar la expedición de una nueva copia certificada o testimonio, y ahora sí, acuérdate dónde la guardarás.


Si buscas inmobiliarias en Querétaro, contáctanos, con gusto te asesoramos y te ayudamos si vas a comprar o vender un inmueble, somos Dämhai Servicios Inmobiliarios. www.damhai.com (442) 340 3105 – (045) 5554 383777.


Noticias similares