• 16/Febrero/2015
  • Pedro Reyes

Al firmar un contrato de arrendamiento, el arrendador y el arrendatario (inquilino) asumen una serie de obligaciones entre ellos. Dentro de las obligaciones más importantes del inquilino, están pagar la renta y responder de los daños que ocasione al inmueble arrendado o incluso a los vecinos que colinden con el mismo.

Ante el incumplimiento de las obligaciones del inquilino, el arrendador tendría que demandarlo para obtener el cumplimiento, sin embargo, es probable que el inquilino no tenga recursos suficientes para responder de dichas obligaciones o puede llegar a suceder que él se haya ido del inmueble arrendado sin avisar.

El fiador, es una persona que responde de las obligaciones incumplidas por el arrendador, si éste no lo hace, así que si el inquilino no tiene dinero para pagarlas o se ignora su paradero, el arrendador tiene el derecho de acudir con el fiador para que éste pague.

Se recomienda que el fiador que se solicite para firmar un contrato de arrendamiento, sea un fiador que sea propietario de un bien raíz libre de gravamen que se encuentre dentro de la población en la que se encuentra el bien arrendado, lo que da al arrendador, ante el incumplimiento de las obligaciones del arrendadatario, si éste o el fiador no pagan, solicitar a un juez que se embargue el bien raíz del fiador para garantizar el pago de lo debido.

Incluso la ley presume que el fiador que se desprende del bien raíz que señaló en el contrato de arrendamiento y por éste motivo se vuelve insolvente, comete fraude.

Ahora si, ya sabes por qué es importante si vas a rentar un inmueble como propietario, pedir un fiador y si eres el inquilino, también ya sabes el por qué te piden fiador.


Si buscas inmobiliarias en Querétaro, contáctanos, con gusto te asesoramos y te ayudamos si vas a comprar o vender un inmueble, somos Dämhai Servicios Inmobiliarios. www.damhai.com (442) 340 3105 – (045) 5554 383777.


Noticias similares